Avisar de contenido inadecuado

LA EDUCACIÓN ES EL ARTE DE CONDUCIR A UN NIÑO Y DE FORMAR UN HOMBRE" Rousseau

{
}

Escribe: Patricia Tobaldo

Escuela y tecnología

por Diario La MAÑANA

en Opinión

mar. 21, 2010 00:00

¿Cuál es el concepto de educación que hemos adoptado y adaptado para nosotros los argentinos? ¿Ese concepto adoptado y adaptado debería sobrevivir a todas las épocas, o transformarse según los requerimientos del momento?

No es el caso traer ahora la historia de la educación pero, convengamos en que pueblos más civilizados comprendieron con más claridad los destinos humanos. Platón decía: "la educación da al cuerpo y al espíritu toda la belleza y la perfección de que son capaces" ¿Dará nuestra escuela actual, al cuerpo y al espíritu, la perfección y la belleza que define el filosofo?
Convendría que adoptásemos un concepto definitivo de la educación. Da la sensación que sobre las ideas de Platón renacen una y otra vez las definiciones de Kant o de Rousseau. "La educación es el arte de conducir a un niño y de formar a un hombre", decía Rousseau. Detectada la posición filosófica que deberíamos adoptar en conjunto el Estado y el pueblo, y muy especialmente en el espíritu de quienes nos dedicamos a impartir educación, lo siguiente sería poner en "orden el desorden" en que anda la función escolar.
Desde hace muchísimos años se viene usando en nuestro país, con vago sentido e imprecisión pedagógica, modelos de educación importados que han conocido el fracaso en sus puntos de origen y que no encajan en nuestra demanda cultural.  
Cuando se analizan los fundamentos básicos de muchos de los fracasos de la educación escolar y razón efectiva del alarmante analfabetismo en el contexto nacional, salta a la vista que la educación de hoy adolece más de recursos didácticos que de sentido didáctico.
La concepción imperante sobre el proceso de aprendizaje  surgió a partir del modelo industrial de la educación, a comienzos del siglo XX, y sirvió para responder a la demanda de puestos laborales que requerían una baja calificación en el área de la industria y la agricultura.
El enfoque tradicional entonces, se centraba en el docente experto  transmitiendo información a un grupo de 20 o 30 alumnos; lo que en el concepto de la pedagogía moderna se denomina un modelo "unívoco de aprendizaje".
El paradigma educativo tradicional abriga ciertas concepciones respecto al aprendizaje, tales como "aprender es difícil" (el aprendizaje visto como un proceso difícil, si en cambio el alumno se divierte o disfruta de dicha actividad, probablemente no está aprendiendo); "aprender significa déficit" (el sistema se esfuerza por identificar deficiencias en el alumno. Sobre la base de dichas debilidades el alumno es catalogado, corregido o reprobado); "aprender es un proceso de transferencia y recepción de información" (modelo de enseñanza centrado en el docente, el profesor transmite información y el alumno la recepciona y la acumula. El alumno debe reproducir conocimiento es vez de producir el suyo propio); "aprender es un proceso individual" (la mayoría de los alumnos pasan muchas horas trabajando de forma individual o realizando tareas repetitivas) Debería practicarse más la interacción alumno-profesor alumno-alumno); "aprender es un proceso natural" (el aprendizaje será más rico en tanto y en cuando se le proporcione al alumno un entorno rico, interesante y estimulante) "aprender es un proceso social" (el alumno aprende mejor en colaboración con padres, profesores y colegas); "aprender es un proceso activo, no pasivo" (para que el alumno alcance niveles óptimos de competencia es necesario motivarlo a involucrarse de forma activa en el proceso de aprendizaje); "aprender es integrar un contexto" (según la teoría holográfica de Pribran,  la información que se transmite de modo global es más fácil de asimilar que la que se presenta como una secuencia de unidades de información); "aprender es fortalecerse intelectualmente con los intereses y la cultura del propio contexto social" (los intereses culturales y las habilidades que los alumnos aportan al entorno educativo fortalecen la diversidad, por tanto la riqueza de recursos)
En contraste con el paradigma tradicional de enseñanza-aprendizaje y con el advenimiento de las nuevas tecnologías, las instituciones educativas deberán optar  entre asumir un papel de liderazgo en la transformación de la educación, o bien quedar a la cola de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación., que ya son factor de vital importancia en la transformación de la nueva economía y en la manera en que los individuos se comunican e interactúan entre si en todos los ámbitos de la vida social.
El aprendizaje centrado más en el alumno que en el profesor podría crear un entorno más interactivo y más motivador para ambos. El rol del docente del siglo XXI debería ser  más de orientador  de conocimiento que de trasmisor y participar, asimismo, del aprendizaje junto al alumno, lo que no le mermaría autoridad, sino que colaboraría a que el alumno asuma más responsabilidad sobre su propio aprendizaje
La educación es justamente el punto donde confluyen todas las fuerzas políticas, tecnológicas y educativas en constante mutación, que tendrán un efecto determinante sobre el mercado laboral y profesional en los que resta de siglo.
Algunos países ya han comenzado el proceso de transformación en el orden educativo, preparando a sus alumnos para formar parte de la sociedad de la tecnología y la información. Los recursos y las herramientas aplicables son infinitos en un contexto rico, interactivo y centrado en el alumno.
Da la sensación que las autoridades que se ocupan de organizar el sistema educativo sienten cierto temor en transformar el paradigma tradicional del aprendizaje. Sin embargo sería más motivo de preocupación el hecho de no proveer al actual proceso de enseñanza-aprendizaje de los recursos necesarios para afrontar el futuro.
Si bien la tecnología ha inducido cambios en todos los aspectos de la sociedad, también están cambiando nuestras expectativas acerca de cómo las nuevas generaciones de estudiantes deberían aprender para funcionar en el nuevo orden mundial. El joven que hoy preparamos para el mundo de mañana deberá moverse en un entorno rico en información, dominar nuevos ámbitos de conocimiento científico y poseer habilidades esenciales para poder responder a las demandas del mercado laboral y profesional.

{
}
{
}

Deja tu comentario LA EDUCACIÓN ES EL ARTE DE CONDUCIR A UN NIÑO Y DE FORMAR UN HOMBRE" Rousseau

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre